sábado, 26 de octubre de 2013

3 historias emotivas con animales

  3 historias emotivas con animales


Mientras decidía  qué escribir hoy, me acordé de la conversación que tuve con una amiga, la
Idea que me dio ella fue hablar sobre algún tema relacionado con animales y humanos. Aunque
Resulten conocidas las historias a continuación, las resumo aquí por la carga emotiva de las mismas.
Inicio con la historia del perro Boastwain, compañero del brillante poeta inglés Lord Byron, y
A continuación el turno de Hachi, y una historia de un leopardo que conocí por un documental de la
Naturaleza hace algún tiempo.

Boastwain/Lord Byron

 

Lord Byron, (uno de los mayores exponentes del Romanticismo literario europeo) amaba los animales, en especial los perros; pero ningún perro marcó tanto su vida como Boatswain, un Terranova nacido en 1803 en Canadá y que le fue regalado de cachorro.


Boatswain fue la sombra de su amo, con quien compartió los años más felices de su existencia, hasta su muerte de rabia el 18 de Noviembre de 1808.


Desconsolado, Lord Byron ordenó construir en los jardines de su mansión uno de los más imponentes monumentos que una persona haya dedicado a su perro, junto a un conmovedor epitafio:

 


“Cerca de este lugar

reposan los restos de un ser

que poseyó la belleza sin la vanidad,

la fuerza sin la insolencia,

el valor sin la ferocidad,

y todas las virtudes del hombre sin ninguno de sus defectos”


"Este elogio, que constituiría una absurda lisonja si estuviera escrito sobre cenizas humanas, no es más que un justo tributo a la memoria de Boatswain, un perro nacido en Terranova en mayo de 1803 y muerto en Newstead Abbey el 18 de noviembre de 1808.”

 

Monumento a Boastwain
Aparte de este hecho, hay una curiosa anécdota que se cuenta vivió el poeta:

 

En cierta ocasión en que realizaba un viaje en barco desde el puerto de Londres, el perro que le acompañaba se cayó al agua. Inmediatamente mandó al capitán que detuviera el barco para recoger a su animal. El capitán del barco se negó a parar y se excusó diciendo que no estaba en el reglamento recoger animales caídos al agua y que sólo podría dar marcha atrás a la nave en el en caso de que cayera un hombre al agua.


Ni corto ni perezoso, Byron se arrojó al agua para socorrer a su perro y le reclamó al capitán que cumpliera con el reglamento. Al final del día todos llegaron a salvo al puerto.

 

 

HACHIKO

Era el nombre de un perro de raza Akita nacido en 1923 en Japón. A la edad de 1 año fue adoptado por   Hidesamuro Ueno un profesor de agricultura.  Allí Hachiko se acostumbraría a ir todas las noches hasta la estación de trenes Shibuya para recibir a Ueno cuando éste llegaba del trabajo. Por desgracia Ueno fallece fuera de casa en 1925 (tan sólo poco más de un año después de adoptar a Hachiko), por lo que Hachiko queda abandonado en las calles.Tan fuerte fue el vínculo afectivo que se creó en ese corto tiempo, que Hachiko volvería fielmente todas las noches durante 11 años!!! a la estación de trenes, exactamente a la hora en la que arribaba el tren que solía tomar Ueno. Una vez frenado el tren Hachiko buscaba a su amigo cuidadosamente entre la multitud y luego se retiraba.

De los 13 años que vivió Hachiko, 1 año convivió con Ueno, y 11 años vivió esperando su regreso!


Monumento en honor a Hachiko

Con la trascendencia de su historia, Hachiko ayudó a la conservación de su raza, ya que solo quedaban 30 akitas puros en todo el Japón, y a partir de ese momento la demanda hizo que se preservaran cuidadosamente.
Hay una película norteamericana inspirada en esta historia: Hachiko (Siempre a tu lado).


 Las otras dos historias, muestran lo mucho que nos pueden enseñar los animales sobre el respeto a la vida, con su comportamiento en estado salvaje.


El ojo del Leopardo (Legadema)
 
Es el nombre de un exelente documental de la vida salvaje, que sigue la vida de un leopardo hembra llamada Legadema desde su nacimiento hasta el inicio de su edad adulta. El documental es producto de una extensa investigación sobre los leopardos, y contribuyó con mucho de lo que se sabe actualmente sobre estos felinos.

Legadema fue una leopardo extraordinaria, llegó a cultivar una relación única con la pareja de biólogos que la observó durante años, una relación que sólo se basaba en la observación, ya que los biólogos siguieron estrictamente su código de no intervenir directamente en ningún caso en la vida salvaje que documentaban.
Al finalizar su proyecto el equipo de filmación dejó a Legadema seguir su propio camino por el mundo salvaje, pero ellos la siguieron “checando” de vez en cuando.

Uno de los momentos únicos del documental, es cuando se documenta el comportamiento inesperado de Legadema con la recién nacida de un babuino que dejó huérfano. Al final la cría muere de hambre y frío.


Con su extraordinaria historia Legadema contribuyó enormemente en la comprensión y conservación de los de su especie, además de que marcó para siempre la vida de la pareja de biólogos que la llegaron a considerar como una hija.

Si aún no han visto el documental, busquenlo en la red y veánlo íntegro, es uno de los mejores documentales de vida salvaje que hay.
 

Por el momento pongo estas 3 historias, pero hay miles de historias como estas, cuyos protagonistas son animales anónimos, que nos enseñan mucho a los humanos como especie.

 


Fuente: 
Otras historias reales y extraordinarias de perros en este enlace

 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=AXkAVZTHHD8 interesante para analizar...

ecua sapiens dijo...

Parece que aún no hay muchos datos sobre este tipo de comportamiento inusual.
Saludos.

Publicar un comentario